viernes, 11 de junio de 2010

Un momento en la vida

Quiero un cielo de color naranja...

Pero no me refiero a los atardeceres o amaneceres, de esos hay muchos y un poquito naranjas ya.

Yo quiero un cielo todo naranja.
Quiero quedarme mirando el cielo desde ese banco de plaza un rato más.
No es ésto, capaz que sí, pero no es aquello.
Entonces dejame en el banco con la cabeza inclinada y la mente liviana.

---------------------------------Es que aunque intento no quiero que me ates,
-----------------------------------------ni me sostengas
----------------------------------------------ni te empeñes en hacerme creer
--------------------------------------que las cosas son como las querés.
-
-
Hoy tuve demasiados clichés.
Pero me siento demasiado bien.
Fin.

9 comentarios:

Emiliano Gunckel dijo...

Muy lindo fragmento de un todo, me genera un personaje emocionalmente muy complejo, y visto como una historia, parece que se fuera acercando al clímax recien! saludos Maru, que andes bien!! :)

Dean dijo...

Si lo quieres naranja, así lo tendrás, los hay de todos los colores, mañana quizás sea rosa o verde.
Un saludo.

ion-laos dijo...

Lo importante es relajarte para que no lo veas todo negro. A veces, hay que dejar un espacio a las cosas, tiempo al tiempo, no te agobies, estás empezando a vivir.

Un besito

J.Allen.G dijo...

el secreto del mundo y la existencia radica en aquella frase que dijo "jebus"; ama al projimo como a ti mismo.

el otro no es mas que un reflejo tuyo, como un espejo y cuando tu tiempo de caminar acabe simplemente volveras a ser uno con todo. por lo tanto hay que caminar la senda sin arrepentirse y sin despreciar nada.

(no se que como pero pienso cada...) un saludote...

Amy dijo...

I appreciate your PO very much the picture with the article. Continues to refuel!!

Guillermo Vera dijo...

buen blog mariela te felicito, te invito a visitar el mio. www.elrincondeguillermovera.blogspot.com saludos y segui asi..

la pequeña candi dijo...

Pero sentirse bien es lo importante ¿No? Y si el cielo, encima, es de un color que te gusta ya hace el día redondo.
Un beso grande!

Gustavo dijo...

Muy interesante la frase. Lo unico que en vez de mirar el cielo naranja sentada frente al cemento y el tanque de la casa seria mejor hacerlo en un campo, en una playa. Viendo como el sol se va asomando timidamente en el horizonte dibujando un hermoso paisaje lleno de arboles y de verde

Rogger Avendaño Cárdenas dijo...

Hum, si supieras lo anaranjadísimos que son algunos atardecer por estas playas peruanas.
:D

Pero bueno, de acá a un tiempo te enviaré algunas fotitos.

Un abrazote, Maru Divina!!