sábado, 2 de enero de 2010

Está bien...



Seguimos con las sombrillas :)


*


Éternel


Momentos en los que surgen reflexiones tan variadas como:
qué locura es que una persona habla y no se puede ver en el momento en que lo está haciendo. Ese tipo de preguntas
envueltas en tanto aire que ya marea pero no deja de disfrutarse.


Tonto es darme cuenta que me olvidé el registro en casa y por lo tanto, tengo que andar sólo por el barrio cuidándome de los brazos de la ley.

Y escaparme bastante, ya lo hice y seguiré haciendo.

Y preguntando ya no hay para qué.
Un lugar eternamente igual, que continúa pero parece que se queda.
Eternamente así, buscando algo por allá.
Da cinco giros y deja de estar, tres vueltas, dos saltos, medio envión...
Termina por resultar.
Son tres segundos los que tarda en pasar y fijar y seguir.
Un segundo lo que tarda en aproximar.
Un segundo lo que tardan sus ojos en fijarse éternel.
Un segundo lo que tarda la bicicleta en pasar el cuerpo que camina por la calle,
dejar de mirarme y seguir por ahí.
Eternamente.
Volver a contar la historia de Camila.
Hola Mon...